RSS
Con la tecnología de Blogger.
Una pagina sobre la técnica, estrategia y táctica de Fútbol Americano. Artículos de entrenadores y expertos de Fútbol Americano traducidos por el Hispano Americano Orlando Pantoja Rivera, jugador y algunas veces Coach en Andalucia

¿Qué significa ganar?


Esta semana cambio el tema un poco.  Nos acercamos al comienzo de la temporada y nos falta poco para estar listo pero falta cosas.  Una de eso que falta es el aspecto psicológico del partido asi que comienzo con esto sobre ganar.
 
El enigma de competencia no fue claro para mí hasta más tarde, cuando empecé a descubrir algo sobre la naturaleza de la voluntad de ganar. La idea clave en el sentido de ganar ocurrió un día en el curso de una discusión con mi padre. Mi padre me había presentado a la competencia y se consideraba a sí mismo un ávido competidor en el mundo de los deportes. Muchas veces antes se había discutido acerca de la competencia, yo tomando el lado de que era poco saludables y sólo saca lo peor en las personas. Pero esta conversación en particular trascendió el argumento.
 
Comencé señalando el surf como un ejemplo de un formulario de un recreo que no implicaba la competencia. Reflexionando sobre esta observación, mi padre me preguntó: 
"¿Los surfistas no compiten contra las olas que le lleva, no, evitan la fuerza de la ola y aprovechan su debilidad.”
-Contesté, sí, pero no están compitiendo contra una persona, ya que no estamos tratando de ganar."
-“No, pero están tratando de llegar a la playa.”
-"Sí, pero el verdadero punto para el surfista es ser bello, para entrar en el flujo de la ola y tal vez para lograr la unidad con él.” 
  
Pero luego me di cuenta. Mi padre tenía razón: el surfista quiere subirse a la ola y llegar a la playa, sin embargo, espera del océano la ola más grande que él piensa puede manejar. Si quería ser hermosa, podía hacer eso en una ola de mediano tamaño. ¿Por qué el surfista esperar a la gran ola? La respuesta es simple, y desentraña la confusión que rodea la verdadera naturaleza de la competencia. El surfista espera la ola grande, porque él valora el reto que representa. Él valora los obstáculos que pone la ola entre él y su objetivo de llegar a la playa.  

¿Por qué? Debido a que son esos obstáculos, el tamaño y el poder de la ola que saca su mayor esfuerzo. Es sólo contra las grandes olas que se requiere utilizar todas sus habilidades, todo su valor y concentración para vencer, y sólo entonces puede darse cuenta de los límites de sus capacidades. En ese momento, que a menudo caemos en un estado superconsciente, alcanza su mejor momento, en otras palabras, lo más difícil el obstáculo, mayor será la oportunidad para que la persona que practica surf descubrir y ampliar su verdadero potencial. El potencial puede haber estado dentro de él, pero hasta que se manifiesta en la acción, sigue siendo un secreto escondido.

Los obstáculos son un ingrediente muy necesario para este proceso de auto-descubrimiento. Tened en cuenta que el surfista en este ejemplo no esta para probarse a sí mismo tampoco para mostrar al mundo lo grande que es, pero sólo está involucrado en la exploración de sus latentes capacidades. El directamente e intimadamente experimenta sus propios recursos y con ello aumenta su auto-conocimiento.

A partir de este ejemplo, el significado básico de ganar se convierte en algo claro para mí. Ganar es superar los obstáculos para alcanzar una meta, pero el valor de ganar es tan grande como el valor de la meta alcanzada. Llegar a la meta no puede ser tan valioso como la experiencia que puede venir en hacer el esfuerzo supremo para superar los obstáculos que se presentan. El proceso puede ser más gratificante que la propia victoria. Una vez que se reconoce el valor de tener obstáculos difíciles de superar, es un asunto simple, ver el verdadero beneficio que puede obtenerse de los deportes competitivos.  

¿En el futbol americano, que es lo que proporciona los obstáculos que se necesita a fin de que se pueda experimentar sus límites más altos?  Su oponente, por supuesto. ¿Entonces es su oponente un amigo o un enemigo?  Él es un amigo en la medida en que hace su mejor para ponerte las cosas difíciles para vosotros. Sólo jugando el papel de su enemigo hubiera quedado como su verdadero amigo. Sólo compitiendo contra ti lo hace, de hecho, cooperar. Nadie quiere estar solo en el campo esperando la gran ola. En este uso de la competencia es el deber, de tu oponente crear las mayores dificultades para ti, al igual que es suyo para crear obstáculos para él.  Sólo haciendo esto se dan unos a otros la oportunidad de averiguar hasta qué altura cada uno puede subir.

Así llegamos a la sorprendente conclusión de que la competencia real es idéntica a una verdadera cooperación. Cada jugador intenta su más duro para vencer a los otros, pero en este uso de la competencia, no es la persona que estamos derrotando, es simplemente cuestión de la superación de los obstáculos que representa. En la competición de verdad, nadie es derrotado. Ambos jugadores se benefician de su esfuerzo por superar los obstáculos presentados por la otra. Como dos carneros empalmando la cabeza uno contra otro, ambos se ponen más fuertes y cada uno participa en el desarrollo del otro.
 
Esta actitud puede hacer un montón de cambios en la manera de acercarse a un partido. En primer lugar, en vez de esperar a tu oponente que cumpla, quieres que él haga todo posible para cumplir con su tarea.  Este deseo te ayuda a lograr un mejor estado mental, tiendes a reaccionar más rápido, moverte mejor y con ello hacerlo más difícil para tu oponente. Tiendes a fomentar la confianza en tu oponente, así como en uno mismo y esto ayuda mucho en el sentido de anticipación. Luego, al final, se le da la mano a su oponente, y a pesar de que ganó  le das las gracias por la lucha que puso, y en serio.
 
Yo solía pensar que, para que jugar un partido amistoso contra un jugador que sale lento si estaba un poco malo aprovecharse de su debilidad. A la luz de lo expresado anteriormente, nada puede estar más lejos de la verdad. Si juegas su falta de velocidad todo lo que puedes, sólo puede mejorar como resultado. Si eres un buen tipo y juegas sólo a su punto fuerte, su salida se mantendrá débil, en este caso, el buen tipo real es el competidor.
 
Esta misma perspectiva de la naturaleza de la verdadera competencia llevó a otro retroceso en mi forma de pensar que se beneficiaron en gran medida mi forma de jugar. Una vez que yo tenía quince años ganamos un partido en cual me enfrente a un chico de dieciocho años de edad. Fue el partido de mi vida.  Luego después del partido, mi padre bajó de la tribuna y sinceramente me felicitó por mi victoria, pero la reacción de mi madre fue: "ese pobre muchacho.” Lo mal que debe sentir porque ha sido golpeado por alguien mucho más joven" Fue un claro ejemplo de la psique contra sí mismo. Sentí orgullo y culpa al mismo tiempo. Hasta que me di cuenta de los efectos de la competencia nunca me sentí realmente feliz por derrotar a alguien, y mentalmente el momento más difícil en un partido era cuando estábamos cerca de la victoria.

He encontrado que esto es cierto con muchos jugadores, especialmente cuando están al borde de una victoria no esperada. Una de las causas del estrés experimentado en estos tiempos se basa en la noción falsa acerca de la competencia. Si asumo que estoy haciéndome más digno de respeto por ganar, entonces debo creer, consciente o inconscientemente, que al derrotar a alguien, yo estoy haciendo lo menos digno de respeto. No puedo subir sin pisar a alguien. Esta creencia nos envuelve en un sentimiento de culpa innecesaria. No es necesario convertirse en un asesino para convertirse en un ganador, sólo tienes que darse cuenta de que matar no es parte del juego. Hoy en día puedo jugar todo para ganar, es simple y bueno. No te preocupes por ganar o perder el partido, pero si no estoy haciendo el máximo esfuerzo en cada jugada, porque me doy cuenta de que ahí es donde esta el verdadero valor.
 
El esfuerzo máximo no significa el súper-esfuerzo de uno mismo. Esto significa que la concentración, determinación y confianza a su cuerpo esta al punto de "deja que suceda." Eso significa el máximo esfuerzo físico y mental. En el punto de que uno va a estar "fuera de sí" en la belleza incomparable de "juego inconsciente." Hay que poseer una elevada conciencia de la unión de los jugadores y la jugada. Una vez más la competencia y la cooperación se hacen uno.

La diferencia entre estar preocupado por ganar y preocuparse por hacer el esfuerzo para ganar puede parecer sutil, pero hay una gran diferencia. Cuando estoy preocupado por ganar, estoy preocupado por algo que no puedo controlar totalmente. Ya sea ganar o perder el partido exterior es el resultado de la habilidad y esfuerzo de mi oponente así como el mío. Cuando uno está emocionalmente ligado a los resultados que no puede controlar, tiende a sentir ansiedad y, a continuación se esfuerza demasiado. Pero se puede controlar el empeño que pone en ganar. Uno siempre puede hacer lo mejor que puede en un momento dado. Dado que es imposible  sentir ansiedad acerca de un evento que se puede controlar, el mero conocimiento de que se está utilizando el máximo esfuerzo para ganar te llevará más allá del problema de la ansiedad. Como resultado, la energía que de otro modo habrían ido a la ansiedad y sus consecuencias, a continuación, se pueden utilizar en nuestros esfuerzos para ganar. De esta manera una posibilidad de ganar en lo que estas participando, se maximiza.
 
Asi mismo, todas las inquietudes interiores, el esfuerzo del momento a momento para lucirse y permanecer centrado en la acción aquí y ahora, ofrece el verdadero ganar-perder, y estas inquietudes nunca terminan, liberan al jugador de la preocupación de los frutos de la victoria, así se dedica sólo a la meta de auto-conocimiento, a la exploración de su verdadera naturaleza, ya que se revela nivel tras nivel.


  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

1 comments:

Javi dijo...

Realmente bueno, y totalmente de acuerdo contigo.

Publicar un comentario